jueves, 13 de mayo de 2010

Yo era un tonto


Lo que he visto me ha hecho dos tontos.Ya lo dijeron hace muchos años.Los banqueros pidiendo algo de dinero,por caridad.Los gobiernos corriendo a inyectar grandes cantidades de dinero.Esas que,hace poco,no se podían destinar ni a cambiar el modelo productivo para luchar contra el cambio climático,ni para reducir la pobreza en el Tercer Mundo ni para tantas otras cosas.Ahora caen y caen.Giran y giran.
Los estados apresurándose a nacionalizar empresas y más empresas del sector financiero.Eso que antes no se podía hacer,ni siquiera un poquito,por temor a que les llamaran comunistas,rojos y no sé que más.Sí,comunistas,que lo han dicho hasta algún político de Washington.Eso que antes se criticaba y rechazaba lo hiciera el país que lo hiciera.
El mercado es listo,dejémoslo en paz y ya chorreará riqueza.Claro,primero le llegará a los ricos ¿Acaso ellos no arriesgan más? Y el resto,¿de qué se quejan? Si tienen trabajo y pueden ejercer el derecho a la compra.Y ahora,¿quién pagará la crisis? Pues papá-estado ¿No es su deber? Pues no,las pagaremos todos,de nuestros bolsillos,de esos escasos fondos que no llegan para la educación,la sanidad,las dependencias.
¿Por tu país va bien la cosa? No mucho,porque no está sólo la crisis de los bancos.Aquí también tenemos la nuestra,el pinchazo del ladrillo.Esa máquina de hacer dinero,con grandes obras.Esos pisos,no para vivir,sino como bien de especulación para unos cuantos a costa de muchos otros,con nuestras costas alicatadas hasta el techo.Un juego bonito con muchos y diferentes implicados,con variadas y diferentes culpabilidades.
¿Y todo esto no se sabía antes? Bueno,alguna gente ya lo avisaba.Lo del ladrillo todo el mundo lo veía venir.Parece ser que lo de los bancos también.Lo decía hasta el nuevo Premio Nobel de Economía.Lo que pasa es que nadie quería dejar de jugar.Algunos ganaban mucho dinero y otros pensaban que algo les tocaría.
Uno mira con cara de bobo,no sabiendo si todo esto que se dice,de que hay que pararlo ahora porque luego sería peor,será verdad o nuevamente otra verdad que dure sólo unos meses y sirva a unos pocos.Aunque se tiene la triste certeza de que,pase lo que pase,los perjudicados seguimos siendo una amplia mayoría y los beneficiados una pequeña minoría.Lo que decía yo era un tonto,pero lo que he visto me ha hecho dos tontos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

:)